Un recorrido guiado a través de los sonidos de América Latina, sus instrumentos y sus intérpretes. Por Edgardo Civallero.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Los parientes africanos de la banda mocha del Chota

Los parientes africanos de la banda mocha del Chota

Parte 03. Amplificadores y bandas


 

Entre los ejemplos más conocidos de bocinas africanas de calabaza se encuentran las engwara de los Soga del sur de Uganda. Se trata de secciones cilíndricas del cuello alargado de las calabazas de agua, de entre 20 y 30 cm de longitud, provistas de un orificio lateral y usadas por las mujeres cuando cantan en algunas ceremonias del culto enswezi (Cooke, 2000; Isabirye, 2012).

Al igual que ocurre con los puros ecuatorianos, algunos de estos aerófonos se utilizaron y aún se utilizan para imitar a las bandas musicales occidentales (una tradición que tiene paralelos en Asia con ciertas bocinas hechas de bambú; vid. Flaes, 2000; Reily y Brucker, 2013). Basándose en ejemplos de Uganda y Kenia, Cooke (2000) establece algunos antecedentes históricos de este fenómeno:

En el África Oriental Británica, los reclutas nativos aprendieron con mucha facilidad a interpretar los instrumentos de banda europeos. El Kabaka de Uganda [regente del reino de Buganda] estableció una banda militar dentro de su ejército privado, y varios regimientos de policía también formaron bandas similares, tocando melodías europeas a partir de partituras. Inmediatamente después de la independencia, esos mismos intérpretes comenzaron a componer su propia música y a arreglar melodías tradicionales para sus propias bandas.

En contraste con las agrupaciones oficiales, esas bandas eran pequeñas organizaciones independientes. Aparecieron originalmente en los puertos de la costa oriental de África, entre los Swahili. Allí donde los músicos no pudieron obtener trompetas y trompas europeas (o gaitas escocesas), bastaron los kazoos o las bocinas de calabaza y los tambores de fabricación local.

En buena parte del África subsahariana o "negra", la música de las bandas europeas fue muy apreciada por las sociedades locales, cuyos músicos no tardaron en imitarla y adaptarla a su idiosincracia y a sus posibilidades; un caso claro es el de la música adaha de los Fanti de Ghana, surgida hacia 1880 (Collins, 2004). En el África oriental, esa música, conocida como beni (deformación del inglés "band"), se inspiró en las marchas y desfiles del ejército británico durante las postrimerías del siglo XIX. En Zanzíbar y la costa de Kenia, fue imitada por los Swahili musulmanes (que copiaron tanto los pasos de desfile como el sonido de los metales, e incluso la indumentaria y la jerarquía de los integrantes de la banda), y más tarde por los askaris (soldados locales que engrosaban las filas de las tropas coloniales) de la República de Tanganica alemana, la actual Tanzania (Ranger, 1975).

Tras la I Guerra Mundial, la música beni se desplazó tierra adentro, hacia la zona de los Grandes Lagos y el Congo. Para 1930 su proceso de indigenización estaba muy avanzado: si bien se mantuvieron las vestimentas y la organización foráneas, se abandonaron los instrumentos de viento europeos y se le dio un mayor protagonismo a los tambores locales y a las tradicionales bocinas de calabaza. Un ejemplo: en el sur de Tanzania y áreas limítrofes, los Nyakyusa o Nkonde ejecutan la danza ing'oma, que remeda a las bandas militares alemanas del periodo colonial (Edmonson, 2007). Los músicos visten uniformes y tocan bocinas de calabaza llamadas itinala con las que imitan trompetas, trompas, tubas y clarinetes (Ellison, 2002).

Entre los derivados del beni se encuentran géneros como el mbeni de los Bemba (Jones, 1945) y el kalela de los mineros Bisa (Mitchell, 1956) de Zambia. En el sur del vecino Malawi se representa la danza beni, especialmente entre los Yao de los distritos de Mangochi, Salima y Dedza (Kalinga, 2012; Malawi SDNP, s.f.); en ella también se visten imitaciones de uniformes militares. En el centro de Malawi (distritos de Kasungu, Nkhota Kota, Salima, Ntchisi, Dowa y Lilongwe) se interpreta un género/danza similar al beni, la mganda (Malawi SDNP, s.f.), la cual es muy popular entre los Chewa, el grupo étnico dominante de ese país (Tembo, 2013), y entre los cercanos Ngoni (Kalinga, 2012). Sobre la mganda de los Chewa, Nthala (2013) indica:

... es una danza mímica militar que fue creada como resultado de la fascinación de la población indígena con la música de banda británica durante la era colonial. Durante la Primera Guerra Mundial, un grupo de jóvenes locales que fueron reclutados como soldados para los British King's African Rifles (KAR) imitaron las bandas de desfile militar británicas después de la guerra. Utilizaron instrumentos locales hechos de calabazas con una tela de araña colocada en el orificio distal, produciendo así un kazoo o trompeta de calabaza: un tipo de mirlitón, localmente denominado badza.

Tracey (2000) añade: "Reproducían el sonido de la banda militar usando la sencilla técnica de cantar en un kazoo hecho del cuello, o del cuello y del cuerpo, de una calabaza africana".

La danza mganda se extendió por buena parte de África central y reforzó la costumbre de sustituir los instrumentos de viento europeos por otros elaborados con recursos locales tales como "calabazas... que hacen un sonido extraordinariamente parecido al de las verdaderas trompetas" (Jones, 1945). La expansión de la mganda logró que esta formación instrumental se popularizase en un área que abarca desde Kenia a Mozambique y desde las costas del Índico al corazón del Congo. En esta región habitan numerosos pueblos cuyas bandas "intentan imitar el sonido de la música militar europea" (Kubik, 1964).

Entre ellos se cuentan los Tonga y los Tumbuka (distritos de Nkhata Bay, Karonga y Chitipa, norte de Malawi), que ejecutan la música y la danza malipenga, una variante de la mganda (Malawi SDNP, s.f.). El conjunto que interpreta la malipenga, llamado boma, usa bocinas chigubu de calabaza que sustituyen a las trompetas comerciales (Koma-Koma, 1965).

Según Jones (1945), el uso de resonadores vegetales para imitar bandas europeas ejemplificaría "lo que los africanos pueden hacer cuando se apropian de algo que han visto y lo hacen realmente suyo". Esta capacidad de adaptación y emulación cruzó el océano Atlántico con los esclavos llevados al continente americano. En América del Norte, los "modificadores de voz" (kazoos, peines) y los amplificadores improvisados (manos) fueron muy comunes entre los afro-americanos, quienes, a decir de sus contemporáneos, tenían una habilidad casi innata para imitar instrumentos musicales con elementos cotidianos. Esta costumbre fue ampliamente documentada: primero, en la música folk (cf. Evans, 1978) y, más tarde, entre los géneros precursores del jazz. Refiriéndose a los hermanos Mills, un grupo de músicos negros activos desde 1928, Birnbaum (2013) comenta:

En un show, Harry perdió su kazoo y, colocando las manos sobre su boca, imitó al kazoo de forma que parecía una trompeta. Los otros hermanos también aprendieron a imitar instrumentos, con John Jr. asumiendo el rol de bajo, y Herbert y Donald imitando saxos, trompetas o trombones.

Los Mills Brothers no fueron el primer grupo de cantantes que replicaron sonidos instrumentales. En 1887, una interpretación vocal de "General Grant's Funeral March" por un grupo de convictos afroamericanos en Norfolk, Virginia, fue descrita como "absolutamente asombrosa por su semejanza a una banda militar completa".

Referencias

Akinmade, Arinola (2005). Yoruba-Ondo proverbs: a literary study of themes, functions and poetic device. Jos: University of Jos.

BID [Banco Interamericano de Desarrollo] (2003). Diagnóstico de la Problemática Afroecuatoriana y Propuestas de Acciones Prioritarias. Quito: BID.

Birnbaum, Larry (2013). Before Elvis: The Prehistory of Rock'n'Roll. Lanham: The Scarecrow Press.

Blench, Roger (2001). Nigeria. En Sadie, S., Tyrrell, J. (eds.). The New Grove Dictionary of Music. Londres y Nueva York: Macmillan.

British Library (s.f.). Notes of individual amakondere trumpets. Klaus Wachsmann Uganda Field Recordings. [En línea].

Coba Andrade, Carlos Alberto (1981). Instrumentos musicales populares registrados en el Ecuador. Otavalo: Instituto Otavaleño de Antropología.

Collins, John (2004). The story of Ghanaian highlife. BBC News. [En línea].

Cooke, Peter (2000). East Africa: An Introduction. En Stone, R. M. (ed.). The Garland Handbook of African Music. 2.ed. Nueva York: Routledge.

Coronel, Rosario (1988). El negro en la historia del Ecuador y del sur de Colombia. Quito: Centro Cultural Afroecuatoriano.

Ebighgbo, Chris (2009). The Trumpets: Okike, Odu-mkpalo, and Enenke as Ethnography in Igbo Social Commitments. GEFAME. Journal of African Studies, 6 (1).

Edmonson, Laura (2007). Performance and Politics in Tanzania: The nation on stage. Bloomington (IN): Indiana University Press.

Ellison, James G. (2002). Competitive Performance and Cultural Identity in Southwest Tanzania. En Jones, D. (ed.). Combat, Ritual, and Performance: Anthropology of the Martial Arts. Estport: Prageer, pp. 21-51.

Evans, David (1978). Afro-American Folk Music from Tate and Panola Counties, Mississippi. Washington: Library of Congress.

Fardon, Richard (1991). Between God, the Dead and the Wild: Chamba Interpretations of Ritual and Religion. Edimburgo: University Press.

Fernández-Rasines, Paloma (2001). Afrodescendencia en el Ecuador: Raza y género desde los tiempos de la Colonia. Quito: Ed. Abya Yala.

Flaes, Rob Boonzajer (2000). Brass Unbound: Secret Children of the Colonial Brass Band. Amsterdam: Royal Tropical Institute.

Isabirye, James (2012). Bigwala Music and Dance of the Basoga People. [En línea].

Jones, A. M. (1945). African Music: the Mganda Dance. African Studies, 4 (4).

Kalinga, Owen (2012). Historical Dictionary of Malawi. 4.ed. Lanham: The Scarecrow Press.

Koma-Koma, W. P. (1965). M'ganda Kapena Malipenga. Lilongwe: Malawi Publications and Literature Bureau.

Kubik, Gerhard (1964). Recording and Study in Northern Mozambique. Journal of the African Music Society, 3 (3).

Kubik, Gerhard (2010). Theory of African Music. Volume II. Chicago: The University Press.

Malawi SDNP (s.f.). Dances of Malawi – A description. [En línea].

Medina, Charles Beatty (2006). Caught between Rivals: The Spanish-African Maroon Competition for Captive Indian Labor in the Region of Esmeraldas During the Late Sixteenth and Early Seventeenth Centuries. The Americas, 63 (1), pp. 113-136.

Mitchell, J. C. (1956). The Kalela Dance. Rhodes-Livingstone Papers, 27. Manchester: University Press. [En línea].

Mokwunye, Josephine N. (2008). Vocalization as Paradigm of Anioma Musicianship – the Voice of the Akpele. International Journal of Music Education, 26 (4), pp. 352-362.

Montagu, Jeremy (2014). Horns and Trumpets of the World: An Illustrated Guide. Lanham: Rowman & Littlefield.

Mullo Sandoval, Juan (2009). Música patrimonial del Ecuador. Quito: Ministerio de Cultura.

Musinguzi, Bamuturaki (2013). Gourd trumpets face threats of extinction. The East African, 1 de febrero. [En línea].

Nthala, Grant (2013). Performance of Cultural Interface in Postcolonial Malawi: The Chewa Hybridised Dance Traditions. En Igweonu, K.; Okagbue, O. (eds.). Performative Inter-Actions in African Theatre 1: Diaspora Representations and the Interweaving of Cultures. Newcastle upon Tyne: Cambridge Scholars Publishing, pp. 142-157.

Osakwe-Mokwunyei, J. N. (1999). Other talking instruments of Africa: a study of the Aniocha-Igbo gourd trumpet. Legon Journal of the Humanities, 12, pp. 89-102.

Ponce, Juan (2006). Los afroecuatorianos. En Stubbs, J.; Reyes, H. N. (eds.). Más allá de los Promedios: Afrodescendientes en América Latina. Washington: The World Bank.

Ranger, T. O. (1975). Dance and Society in Eastern Africa 1890-1970. Londres: Heinemanns.

Rapoport [The Bernard and Audre Rapoport Center for Human Rights and Justice] (2009). Afroecuatorianos en áreas rurales y su lucha por tierra, igualdad y seguridad. [En línea].

Reily, Suzel A.; Brucker, Katherine (eds.). (2013). Brass Bands of the World: Militarism, Colonial Legacies, and Local Music Making. Surrey: SOAS Musicology Series, Ashgate Publishing.

Rouget, Gilbert (1985). Music and Trance: A Theory of the Relations between Music and Possession. Chicago: The University Press.

Stone, Ruth M. (ed.) (2000). The Garland Handbook of African Music. 2.ed. Nueva York: Routledge.

Teffera, Timkehet (2006). The role of traditional music among East Africa societies: The case of selected aerophones. En Studia Instrumentorum Musicae Popularis XVI. ICTM Study Group on Folk Musical Instruments Proceedings from the 16th International Meeting. [En línea].

Teffera, Timkehet (2007). The bol negero ensemble of the Berta of West Ethiopia. Annales d'Ethiopie, 23 (1), pp. 281-306.

Tembo, Wilson (2013). Malawi Dances – The Mganda. About Malawi. [En línea].

Tracey, Hugh (2000). Southern and Central Malawi Nyasaland 1950, '57, ‘58. [s.d.]: SWP Records.

Waschmann, K. P. (1953). Sound Instruments of Uganda. En Trowell, M.; Waschmann, K. P. (eds.). Tribal Crafts of Uganda. Londres: Oxford University Press, pp. 311-415.

 

Sobre el artículo

Texto: Edgardo Civallero.

Ilustración: Intérpretes de banda mocha. http://bandamocha.org.

Información tomada del libro digital "Los parientes africanos de la banda mocha del Chota", de Edgardo Civallero, accesible en línea.

 



Etiquetas: